El extraño caso de las Obligaciones subordinadas

Obligaciones subordinadas, una elegante forma de robar.

OBLIGACIONES SUBORDINADAS

Érase que se era una empresa en problemas financieros. Tenían en mente hacer una importante inversión productiva con la que se iban a forrar. Con esta inversión iban a ganar millones de euros. Pero para hacer esa inversión tan buena necesitaban liquidez, de la que apenas tenían, pues tenían todo invertido en unos terrenos que dentro de unos años iban a valer 50 ó 60 veces más, cuando se recalificasen y pasasen a ser urbanizables. Entonces se pusieron en contacto con una entidad financiera que les propuso hacer una emisión de deuda, pero bajo al fórmula de obligaciones subordinadas. Ya se encargaría luego la entidad financiera de vender esas obligaciones al público.

Así pues la empresa emitió deuda que fue comprada por la entidad financiera, y esta a su vez la revendería al público con el fin de obtener su beneficio económico.

Por otra parte los señores Martín Pérez desean sacarle algo más de rendimiento a los ahorros de su vida. No están satisfechos con el 0.1% que les rinde su cuenta corriente. Así pues, van a su entidad financiera de toda la vida a hablar con su cajero de toda la vida a ver si les recomiendoa algún plan de ahorro, algún deposito a plazo fijo o algo similar.

El cajero, en lugar de venderles esos viejos productos de toda la vida les habla una y otra vez de las obligaciones subordinadas, un nuevo tipo de producto financiero con una alta rentabilidad. Así pues, como los señores Martín Pérez no consiguen escuchar más que cosas de las obligaciones subordinadas, casi se ven en la obligación de contratar ese servicio. Al fin y al cabo, tienen una alta rentabilidad, y no hay casi riesgos, pues si no se lo habría recomendado su cajero de toda la vida de su entidad financiera de toda la vida…

El problema es que esas obligaciones subordinadas eran perpetuas. Es decir, los señores Martín Pérez nunca podrán recuperar su dinero invertido. Tan sólo tienen derecho a los intereses pactados, y eso si la entidad financiera no entra en pérdidas o en quiebra, que si no…

Fuentes: González Zayas – Periodismo AsturianoJosé Font Beneta Abogados

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s